La participación del ciudadano, en la vida política colombiana.

0
235
Foto: Luis Robayo

Para introducir el tema formulo una pregunta, ¿cómo debe ser la acción política desde la Unidad y la fraternidad?, fraternidad relacionada con democracia, como parte de un todo, tiene que ver con el deber, con poder, bien común, servicio, responsabilidad. En síntesis, se puede expresar en tres palabras, Elección, fraternidad y Unidad. Todo visto desde la dimensión política. Esto implica que es necesario ir más allá de los presupuestos teóricos o de conversaciones, discusiones o emociones partidistas sobre el tema, la pregunta es: ¿cuál sería nuestro aporte como ciudadanos conscientes?

Analicemos esta expresión ciudadano consciente desde tres aspectos:

Democracia y fraternidad: Se entiende por democracia, desde el sentido común, la conciencia de pertenecer a una comunidad, ser parte de la ciudad, parte de un todo, no como individualidad sino poniendo la mirada más allá de la particularidad permitiendo que cada uno pueda realizar su sentido de vida. Lo más difícil de la democracia es comprender que cada uno es diferente. El voto es la forma de expresar esa solidaridad consciente. Surge la inquietud respecto a esa búsqueda y comprensión de lo que es democracia, que fue muy bien definida por Abraham Lincoln “El gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo” desde nuestra comprensión se complementaría agregando la frase y con el pueblo. Esta definición va más allá de un discurrir para preguntarnos particularmente, ¿Qué tan demócrata soy? ¿Participo en las actividades comunitarias en mi barrio o vereda? ¿Me preocupo por mi vecino? ¿Sé de las necesidades de mi vecindario? ¿Conozco y comprendo el significado del voto? ¿Me uno a las propuestas sociales y solidarias en la comunidad a la cual pertenezco? ¿Puedo distinguir entre partido y persona recta? Cada uno podrá aportar lo propio a estas preguntas.

Igino Giordani (1962) político y pensador italiano concibe la democracia como una idea ética (no el aprovechamiento del otro, me valgo del otro, sino el servicio al otro) el paréntesis es propio, y una forma de vida de cooperación social, en la que impulsa el perfeccionamiento individual y social de los seres humanos. Es una definición que lleva implícita la fraternidad. De esta definición podemos concluir que una persona es un ciudadano consciente cuando actúa rectamente. Cuando es capaz de decir no a la propuesta o deponer su propio interés para pensar en el bien de todos. No piensa como me va a mí con este candidato, sino como nos va a la mayoría. No hacer la Unidad en lo negativo sino en lo que nos Une, en lo positivo en lo que es mejor para todos.

Poder y fraternidad: Otro profesor que estudia el tema, Alberto Lopresti desde la interpretación clásica dice: existe un poder cuando un sujeto tiene la posibilidad de influir sobre la acción de otro y que esta influencia responde a un interés específico, se entendería esta expresión, como apoderarse del otro, con dadivas, ofrecimientos, engaños etc. Max Weber lo define como la facultad de obtener un comportamiento de otro sujeto sin su consenso y lo diferencia de la autoridad. Autoridad es el poder legítimo, reconocido por los sujetos involucrados.

Vemos que lo que existe de base en el significado de poder es la imposición, querer ordenar las cosas de acuerdo con el propio deseo. “este deseo es tan fuerte, que pareciera ser un dato universal e insistente en cada uno, (dominar, apoderase, un impulso adictivo), paréntesis fuera del texto, por lo que se termina asumiéndolo como fenómeno implícito en la estructura espiritual del hombre” Alberto Lopresti concluye y formula: “El poder está distribuido en forma desigual. Basado en la exclusión, en la exigencia del más fuerte, a ganar en la contienda electoral”. La fraternidad tiene escaso papel en la formulación de las teorías del poder pues la fraternidad se hace visible en la praxis que es fundamentalmente incluyente. Pero aún podemos preguntarnos poniendo los dos términos unidos contrariando el rigor de la teoría, ¿cómo ejercería el poder la autoridad desde la fraternidad? ¿Cuáles los fines de la política?

Una tercera mirada ver el poder desde la realidad y la fraternidad.

Tratemos de considerar esos pensamientos y significados de fraternidad, democracia, poder y aplíquemelos en nuestro ambiente, en la ciudad, el barrio o lugar donde estamos viviendo, sus necesidades. Ejemplo el Plan de desarrollo, el plan de ordenamiento territorial, educación, movilidad. Entrar en la realidad de nuestro municipio, del barrio, localidad, conjunto residencial. Preguntémonos ¿participo en las reuniones del conjunto residencial? ¿Hago presencia en la elección de representantes de la Junta de Acción Comunal?; otro ejemplo cuando se habla de justicia transicional, restaurativa o retributiva ¿sé a ciencia cierta lo que significa?, investigo, estudio las implicaciones que tiene, como se aplica, o terminamos, tomando parecer, no con discernimiento, sino según lo que piensa un periodista o un político y no desde el punto de vista del Derecho. Primando el concepto de poder como dominio y no el de justicia.

El poder como servicio significa que no aparta, no discrimina, no anula, entiende al contradictor, no lo convierte en enemigo, une, pero no amontona.

A este punto y aludiendo a la Doctora Chiara Lubich y su pensamiento sobre el movimiento de la Unidad dice: “El Movimiento de la Unidad es por lo tanto portador de una nueva cultura política. Cambia el método de la política. Aunque permanece fiel a su propio ideario, el político de la unidad no sólo ama a los suyos, sino también a los demás políticos, vive en comunión con todos. Hace esto en los Parlamentos nacionales y regionales, en los ayuntamientos, en los partidos, en los diferentes grupos de iniciativa cívica y política. Y la unidad vivida así se lleva como fermento también entre los partidos, en las instituciones, en todos los ámbitos de la vida pública, en las relaciones entre los Estados.

Por tanto, el objetivo específico del Movimiento de la unidad es ayudar y ayudarse a vivir siempre en la fraternidad; en ella, creer en los valores profundos, eternos del hombre y sólo después moverse en la acción política”.

Estos planteamientos y principios del Movimiento de la Unidad aplicado en las deliberaciones públicas o entre ciudadanos o entre quienes tienen la responsabilidad en la administración de la ciudad, asumen como base de su compromiso político la exigencia de vivir la fraternidad con todos, y mirar también al ciudadano al del otro partido o al oponente, como a un hermano. Y se sabe que para un hermano los problemas se resuelven con más facilidad, porque se piensa y se vuelve a pensar en su problema, se llama a todas las puertas, se buscan todas las oportunidades, se concentran todos los recursos; y finalmente, cuando se han empleado todas las fuerzas, se dirige también, si se tiene fe, a Dios para que provea”.

Propuesta: la propuesta es invitar a romper el paradigma de lo que no es por lo que sí es. No es tomar lo que no me corresponde sino dar lo que corresponde a cada uno y especialmente a todos, en los bienes que nos son comunes, incluyendo en ella la capacidad de fraternizar. Desde la fraternidad hay que dimensionar el poder no como un fin en sí mismo sino como posibilidad de donación y servicio, un lugar distinto desde el cual situarse frente a la realidad para intentar transformarla. La fraternidad supone, un desafío de cambio estructural.

Por Miguel de Jesús Niño Sandoval

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.