Entrecruzadas, escultura de Oscar Góngora

1
809

CN visita un nuevo espacio de exposiciones ubicado en Bogotá. El nombre de esta galería es Melaká, palabra bíblica encontrada en el libro de Ex.31, 1-6, cuando Jehová habla a Moisés para señalar los artistas y artesanos que tenían que trabajar en las obras del tabernáculo. Ellos poseían un don dado por el Espíritu de Dios: Melaká que, traducido al lenguaje actual, es Sabiduría del Corazón. Fuimos invitados por su director el artista colombiano Leonel Fonseca, para visitar la primera exposición de escultura en este lugar y apreciar la obra del talentoso maestro colombiano, Óscar Góngora.

Oscar Emilio Góngora nace en 1952 en Ibagué, ciudad conocida como la Capital Musical de Colombia. Desde su niñez le llamó la atención el dibujo artístico, que veía como una expresión espiritual, como forma de conocimiento y exploración del mundo que lo rodeaba. Se alegra profundamente al reconocer un talento especial en esta actividad. Con los años, toma talleres libres en técnicas de las artes plásticas en la Universidad Nacional de Colombia. Profundiza en la materia de dibujo: -“Para mí el dibujo es fundamental, es la base de todas las artes. Un buen dibujante es buen pintor, buen escultor, buen ceramista. Desarrolla todas las técnicas”-.

Como vemos su proceso creativo se desarrolla desde el dibujo pasando por técnicas y materiales tradicionales de la pintura artística como el óleo, la acuarela y el acrílico. Trabaja grabado y collage. Luego, explora con materiales y técnicas tridimensionales utilizadas en la cerámica, en la talla y en el ensamblaje. Decide no dejar esta actividad como un hobbie, para desarrollarlo desde su labor como docente. Estudió Licenciatura en Ciencias Sociales en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Con este conocimiento desarrolló proyectos transversales en varios centros educativos, realizando murales y otras propuestas que mostraban su talento y sensibilidad, en los que fue docente de artes plásticas. Aprovecha de igual manera sus conocimientos en historia, geografía, economía, democracia, filosofía, ética y religión, para representarlas en su obra artística.

Su propuesta se inicia con otro rol: es arqueólogo de la ciudad que busca entre establecimientos y comercios, objetos en ruina, los observa y los admira, juega con ellos, les da otra oportunidad: -“Siempre me ha gustado en la escultura un rasgo diferente en cuanto a su forma, su textura, su proyección de línea y tridimensionalidad. La condición es lo que hace y lo que genera el objeto en el espacio. La herramienta es un objeto tridimensional que se analiza como lo que es, no como escultura. Yo busco en ellas la escultura”-.

Esta idea nos muestra el énfasis de su trabajo. Busca, encuentra, limpia, suelda, construye y dignifica herramientas de trabajo abandonadas o en desuso como palas, picas, barras, azadones, llaves, crucetas, frenos de disco, varillas, monedas, tuercas y tornillos, entre otros. Tiene referentes y conceptos de la obra de Marcel Duchamp, específicamente del Ready Made, término utilizado por el artista francés para referirse al arte que utiliza objetos encontrados que normalmente no son considerados artísticos. Podemos observar cómo el maestro Góngora utiliza y saca provecho a una gran cantidad de objetos de uso común y cotidiano, al reutilizarlos, modificando su carácter utilitario, por medio del empleo de un lenguaje propio de la lógica del juego y la poética del arte.

Toma inmensa trascendencia su estrategia creativa al lograr rescatar de lo considerado como ruina, una multiplicidad de piezas y elementos de producción masiva caídos en desuso, considerados como objetos obsoletos y muchas veces de desecho. Les da una segunda oportunidad, otorgándoles por medio del arte un valor agregado, una dignidad al ver en aquello que es ordinario, lo extraordinario. El lema del maestro Góngora en esta etapa del proceso es: “Se hace la adquisición sin discriminación”. Ya en el taller hay un estudio de diseño y de montaje, todo se observa parte por parte, en el ensamble se visualizan las posibilidades. Entran los rasgos compositivos, formales y conceptuales: “Busco darle a los objetos características artísticas. Darle la posibilidad de limpieza, claridad, un lenguaje constructivo y sencillo para la lectura”.

La obra del maestro Óscar Góngora tiene tendencias y atributos del arte “povera italiana” de la década de los 70, de los “assemblage de Jean Dubuffet”, del junk art y del arte ambiental.

Su obra se ha expuesto en varias exposiciones en Colombia y los Estados Unidos. Ha tenido múltiples distinciones y condecoraciones. Algunas dadas en en el ámbito de la educación, participando como artista docente. Otras en exposiciones distritales, departamentales y nacionales. En el 2016 expone en el 13° Salón Barrio Bienal, realizado por el Instituto de las Artes: IDARTES, ganando el primer premio al mejor proyecto de exposición para artistas empíricos, parte de ésta, 21 obras escultóricas se exponen en Melaká Art Gallery, Esta exposición estuvo abierta al público en el mes de enero y febrero del presente año. Adjuntamos para nuestros distinguidos lectores registros fotográficos de la muestra.

Para conocer más sobre el artista: oegongora@gmail.com

Por Edgar Estupiñán. Maestro en Bellas Artes. edestugart@gmail.com

1 Comentario

  1. Gracias Edgar por ese reconocimiento a mi trabajo. Sus palabras me llenan de bendición a mi mi vida artística que Dios me ha permitido realizar. A usted también Dios lo bendijo con un gran talento con las artes y como hermano en Cristo Jesús . ! Continua así cada día sera mayor la bendición ! Oscar

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here