La verdad y el discurso político

0
1922

“Las palabras tienen un peso, una luz y una sombra, un efecto que puede llegar a ser devastador[1](J. Edwards)

En la época en la que estamos inmersos, algunos de los elementos pragmáticos que se ven reflejados son el abuso del poder en el discurso en distintos niveles y las implicaturas que tiene sobre el concepto de verdad.

La comunicación ha entrado en una época en la que se está violando el concepto de verdad, debido a que estamos siendo afectados por el consumismo de las redes sociales, la mala información, el populismo político; la opinión pública se divide en dos extremos opuestos. Surge la pregunta ¿cuál es el fenómeno que estamos viviendo?

Expresiones como las que se encuentran en los discursos de campañas políticas de los últimos tiempos tales como en las votaciones de los Estados Unidos, en Inglaterra y en Colombia. Que tienen en común valerse de los temores y miedos sociales como medios para elaborar discursos que interpretan esos temores y los hacen valer como estrategia política.

Los medios de comunicación replican esos discursos ya sea creando controversia o debates que se convierten en una campaña publicitaria que replica el fenómeno, sin corresponder con un análisis serio de lo que se propone en realidad el discurso.

Frases tales como las expresadas por Donald Trump en su campaña; refiriéndose a los inmigrantes mexicanos:-“Construiré un gran muro en nuestra frontera sur y haré que México pague por él“.

Quienes consideran que la entrada de inmigrantes por la frontera entre Estados Unidos y México se constituye en un grave problema, al escuchar esa frase la toman como cierta y refleja su sentimiento y deseo de solución, por lo tanto se adhieren a esa campaña creyendo que es la respuesta a su deseo de controlar la inmigración ilegal.

Si se analiza el contenido de la frase es fácil deducir que no es una proposición cierta, pues no es coherente afirmar que se construirá un muro en una frontera que tiene una extensión de más de tres mil kilómetros. Igualmente resulta ilusorio que esa construcción sea pagada por el país afectado.

Esta misma metodología, la metodología de la astucia, fue usada en la campaña por el plebiscito en Colombia.

Esta forma de expresión en política con el objetivo de ganar seguidores a sabiendas de que el discurso no es cierto, pero que se enfoca a recoger las emociones y deseos de los ciudadanos para dar una respuesta o generar temores, con la ambición de inventar un discurso que someta la voluntad del elector al interés del candidato o tema electoral de su interés.

Esta forma de actuar demuestra la flaqueza o quizás la ausencia de criterio en una sociedad endeble, donde los valores que se creían consolidados son depuestos y cambiados por propuestas que recogen las emociones y sentimientos de los propios intereses, evidenciando una carencia interior de la persona.

Esta forma de actuar ha sido recogida por la academia de la lengua inglesa y ha sido representada por el vocablo[2] “posverdad”, como una sola palabra. El diccionario Oxford que es un diccionario publicado por la editorial[3] Oxford University Press, considerado como el más erudito y completo de la lengua inglesa lo define de la siguiente manera: Se trata de un adjetivo que “denota” circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública, que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal.

Ahora bien, el genio del idioma como lo denomina Alex Grijelmo García, siempre alerta, capta las realidades en el contexto histórico, y las convierte en palabras; posverdad es una de estas que sale de la botella del genio y representa el momento en que las personas empiezan a razonar equívocamente, al decir verdad por mentira.

El prefijo post, se usa con el significado de algo que queda “detrás”, la novedad idiomática está en considerar que la verdad ha quedado postergada, lo importante es lo que deseo creer. Mis creencias valores y soportes son debilitados por el discurso engañoso, y son apoderados por el interés de un protagonista que personifica la política equivocadamente, no como bien, sino como utilidad y beneficio particular, defiende un interés particular y no el bien de todos.

Por María Catalina Niño Niño
Licenciada en Pedagogía Infantil y Lingüista

[1] Lingüista y teólogo norteamericano

[2]Visitado en: Emcol.com www.wmcol.com/noticias/Tendencias/2016/11/17/ 831675/Diccionario Oxford-elige-el-termino-posverdad-como-la-palabra-del-ano-conoce-aquí-su-significado.html

[3] La Oxford University Press (OUP) es la casa editorial de mayor reconocimiento en el Reino Unido y una de las más prestigiosas a nivel mundial. Es una sección de la propia Universidad de Oxford.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here